Diferencias del segundo embarazo con el primero.

Lo primero que uno piensa es…”Ya sé a lo que voy” “Ya lo conozco todo” …hasta que te das cuenta que estar embarazada del segundo significa que tu tiempo es para tu primer hijo (si eres mamá 24/7).

Y además un tsunami de sentimientos que tampoco conocías por que quieres aprovechar al máximo los últimos días de tu primogénito como único hijo. Porque sabes que todo va a cambiar, que ahora el amor se va a multiplicar y el tiempo a dividir, aunque quizás en el momento una mamá todo terreno descubra que malabares hacer para sentirse multiplicada sin dividir.

  1. No te enfocas en ti el 100%. En el primero todo giraba al rededor de nosotras y de nuestra panza en crecimiento. Ahora el enfoque sigue siendo tu primer hij@. Eso si, si ya va al kinder, las mañanas son tuyas, lo más cerca a los recuerdos de tu primer embarazo los vivirás en los horarios escolares.

2.  ¿Decoración del cuarto? JAAAAAAAAA. Mi niño su cuarto sigue en blanco, con muebles reciclados (todo lo que Irune dejó) Por suerte las cosas grandes como la cuna, la carriola, el reposet, etc, lo compraba pensando en que el segundo podía ser un niño y los compre colores neutros. Aún así, la cuna de Irune se tiene que pintar, el reposet retapizar, y bueno…las sábanas rosas…¡teñir! jaaaaaaa. Si, busco cosas que se puedan rescatar que no tengan un sello -GIRLY- y se puedan teñir para volver a usar.
Y el cuarto…pues, será aún más práctico que el de Irune. (si, el de Irune no tenía peluchitos de decoración que solo causan alergias y así…estaba bonito pero práctico) Y siempre se pensó en un cuarto que creciera con ella, como su cuna, es cuna cama individual, la que aún sigue usando y que dejará de usar ya que llegue su recamara y se vaya al cuarto del hermano.
Y claro, súmale que en lugar de decorar UN cuarto, ahora armarás DOS cuartos. Uno para grandes y otro para recién nacido. En mi caso, es comprarle la recamara de grande a Iru, para que la cuna que ha usado por mas de 3 años se vaya al cuarto de su hermano.

3. Las tres tristes pijamas. La Iru lo dice como el trabalenguas de “tres tristes tigres” jajaja y se le oye tan bonito… ¡La ROPA! Con el primero uno buscaba desde que supo que iba a ser…hoy tengo 22 semanas y Elías tiene las mismas 3 pijamas que le compre hace 3 meses. jajaja La primera vez compramos hasta ropa de un año antes de que naciera…la segunda…compraremos por etapa. ¡he dicho! jajaja Claro, no espero que nazca mañana y solo tenga 3 pijamas que se que puede vomitar, orinar y ensuciar en 5 minutos y luego no tendría que ponerle…pero si será todo más practico de acuerdo a la etapa del bebe. Si los primeros meses vive en pijama, para que comprarle otra cosa mas incomoda de cambiar. (Y súmale que es niño, no habra tutus circulando por la sección de la tienda haciéndome tentación)

4. No te urge que nazca. Me acuerdo perfecto que con Irune estaba desesperada, quería ya la semana 37 un día para que naciera, y una prima que iba con su segundo al mismo tempo que yo, me decía “yo quiero que se quede adentro lo más que se pueda” y realmente no entendía yo porque… jajajaja esa emoción de cargarla la quería vivir ya…bueno ahora se que esa cargada va a llegar si o si, en la semana 37 o 41, así que ¿que mas da unas semanas mas adentro? Elías por ti podría esperarme hasta la semana 41, te esperaré todo el tiempo que sea necesario, no te preocupes por salir, aquí estaré esperando…jajaja. Ahora lo entiendo mejor.

5. Los regalos. Con el primero, muchos quieren regalarte que si la cuna, que si el monitor, que si la tina…con el segundo…aún no sabría decirte. jajajaja
Y supongo que con el tercero…pues da las gracias de que lo vayan a conocer. jajaja

6. Consentirte. Apoco no con el primero te querían consentir tus antojos, querían que descansaras, querían ayudarte, que no cargaras nada pesado…y con el segundo…bueno pues o es otro momento más de mi vida crucial donde se nota que no tengo a mi mamá (porque quizás ella sería la única) o hay gente (considerando solo familia/amigos que con el primero si lo hicieron) que no pregunta como cuando tendrías al primero.

Sin importar las diferencias, los años, las edades, las circunstancias…un segundo embarazo lo tomarás con más madurez, lo disfrutarás de otras maneras que no disfrutabas el primero y te traerá más felicidad, porque todas las diferencias y todos los cambios, te llevan en un camino de paz contigo misma, y multiplican sin duda tu felicidad en tu núcleo familiar. Esposo + Esposa + hij@s…felicidad por mil.

 

GuardarGuardar

Página 1 de 1112345...10...Última »