¡Tips para escoger tu pañalera!

DSC01683La pañalera… esa especie de bolsa que se vuelve nuestro principal accesorio después de nuestro hijo… es algo que no dejas nunca cuando tienes que salir con tu bebé, es más, se vuelve algo tan parte de nosotras que es hasta extraño cuando puedes usar una de tus bolsas.

Punto número uno sobre tu pañalera que debes de tomar en cuenta: EL TAMAÑO. Muchas amigas se dejaron llevar y compraron pañaleras chicas, más tipo bolsa… y no hay una que no se queje que no le caben todas las cosas que hay que traer. Las primerizas nunca nos imaginamos que en algún momento traes, leches, mamilas, juguetes, papillas, pañales, ropa extra, calcetines, toallitas, gel, cremas, pomadas, y que necesitamos siempre más espacio de lo que creímos. Así que, si piensas que tu opción esta ‘muy grande’ estas tomando una buena decisión.

Punto número dos: ¡Que te encante! Suponiendo que es aproximadamente hasta los 2-3 años que tienes que cargar con pañales y sus extras… ese es el mismo tiempo que vas a traer DIARIO cargando esa pañalera, así que si le tienes que invertir un poquito más para traer ‘esa’ que te encanta, te sugiero que lo hagas. Además, estarás esos años sin usar tus bolsas…así que cómprate una que combine con todo, que te encante y que puedas traer diario sin que te aburra. ¡Va a ser tu Jacky! (tu yaquitatela)

Tres. Que tenga bolsas exteriores, para que puedas poner las mamilas, gel, y cualquier cosa que creas necesitar a la mano.

Cuatro. Si tu esposo es tipo ‘macho mexicano’ como el mío… asegúrate de que se vea medio ‘unisex’ si te la compras muy tipo bolsa, dudo que te quiera ayudar a cargarla de buenas… la mía a pesar de ser más ‘unisex’ le cuesta trabajo, (…y todavía un bruto en la calle se le ocurre decirle ‘adiós papi’) Pero bueno, mientras sea algo que pueda el cargar sin problemas… es también algo que debes de considerar.

Cinco. Que sea duradera. Si te compras una que no es tan ‘guerrera’, créeme que con todo lo que vas a traer puede que no te dure todo el tiempo que la necesites. A menos que estés pensando en cambiarla cada año, te sugiero comprar una que sepas que te va a aguantar el tiempo que la vas a necesitar.

Seis. Una vez que nace tu bebé, empiezas a comprar más para el y menos para ti… así que cómprala antes, y piensa también en ti, a final de cuentas, tu eres la que la va a estar cargando, todos los días, todas las salidas, sin excepción alguna.

Siete. ¡Disfrútala! La emoción de cuando jugabas a las muñecas, que armabas tu pañalera y la cargabas, llegó en la vida real.

One comment

Deja un comentario

− 2 = 1