Ser papá.

6530webTippi, la bloguera más fregona que yo he conocido, y por cierto mi esposa, me pidió que escribiera un artículo en su blog desde la perspectiva de papá. Después de analizar varios días de qué escribiría, decidí escribir lo que es ser papá desde el día 1.

Ser papá simple y llanamente es lo mejor que puede existir en la vida, como yo he dicho a varios amigos, ser papá es la verdadera realización del hombre. El éxito profesional, o ser un estrella de un equipo de futbol seguramente es extraordinario, pero la realización como hombre creo que la conoces cuando eres papá.

Ser papá me permitió ver que aquellos sueños que alguna vez todos tenemos de ser el mejor futbolista, el mejor cantante, el mejor inventor, un ídolo, el mejor en todo y que harás hasta lo incansable por lograrlo, pasa a segundo lugar. Y no es conformismo, es que te das realmente cuenta que basta con ser el ídolo de tu esposa y de tu hijo.

Algún buen amigo mío me resumió que ser papá los primeros días eran una chinga (así me lo dijo), que la mamá siente la conexión con el bebé desde el primer día, pero uno no lo siente, lo percibe, pero no lo siente, y que los primeros días, tu bebé ni te ve, ni te pela y muy probablemente te llore. Aunque mamá y papá sufran las mismas desveladas y cansancios, la mamá tendrá la satisfacción de la conexión con él, uno la tendrá que buscar. Pero eso sí, en cuanto sus ojos realmente te ven, tu lo sabes, lo sientes, y es ahí en donde realmente empiezas a disfrutar. A partir de ahí, el amor por tus hijos sólo crecerá.

Sé que lo platicó en muy buen plan y en ningún momento se refirió a que ser papá realmente sea una friega, o que no disfrutó a su bebé desde un inicio, era una plática de cuates, pero a grandes rasgos coincido en que la mamá siente la conexión desde un inicio, y uno quizá también, pero buscas estrechar de alguna manera un lazo con él, porque es tu hijo y mueres por amarlo.

En mi caso, el amor, el amor, creo que lo sentí cuando supe que iba a ser niña, lo de antes era emoción ya que es algo nuevo, desconocido, pero me parece que la empecé a querer cuando supe que iba a ser niña. Y a partir de ahí, como dice mi amigo, sólo crece y crece.

Los que están próximos a tener un bebé, mi único y simple consejo es que se dediquen a quererlo, no muestren emoción y exaltación sólo los primeros meses de su vida, dedíquense al bebé -cuando sus horarios se los permita- con tanta dedicación como lo hacen sus esposas.

Exprésenle siempre el reconocimiento a sus mujeres del trabajo incansable que hacen. No las pasen a segundo lugar, ellas son tan importantes como nuestros hijos, y son el pilar fundamental de que nuestros hijos sean buenas personas. También, agradezcan cada que puedan a sus mamás, porque aunque suene trillado, hasta que los tienes te das cuenta realmente todo lo que hicieron por uno.

Como decía, para mi ser papá es el momento exacto de la realización del hombre, por eso mi consejo es que le pongan todo el esfuerzo del mundo a ejercer esa difícil labor de papá, tanto como lo hacen con sus trabajos. Se pasa rápido, todos lo dicen, pero es cierto, un día tu bebé se alimenta de su mamá, y mañana ya lo ves comiendo con sus manos. Vívanlo intensamente, sólo así atenuaremos la tristeza que seguramente sentiremos el día que se nos vayan de la casa.

Por mi parte y aprovechando que este blog lo leen futuras o ya mamás, mis respetos y admiración para cada una de ustedes. Y para los futuros papás, esperen desveladas, esperen sentirse muy muy cansados, pero también esperen sentir una fuerza desconocida, que les permitirá trabajar y a la vez ser un papá inmensamente feliz.

 

Daniel Ayestarán.
@dayestaran
dayestaran@me.com

Deja un comentario

41 − = 38