13 cosas simples que valoras hasta que tienes un bebé.

Vivimos el día a día muchas veces sin valorar las cosas más sencillas y que damos por sentado… por ejemplo: poder estirarte en tu cama cuando te despiertas por las mañanas, definitivamente lo valoras cuando estás recién operada de una cesárea… que apenas y te puedes estirar. Y eso es solo la primera de muchas cosas que antes dabas por sentado, que después de tener un hijo empiezas a valorar.

1. Bañarte con tiempo; exfoliarte, rasurarte, ponerte tratamientos de ‘5 minutos antes de lavar’ mientras te bañabas, se vuelve lo más cercano a un SPA de esos que podías ir una vez al mes por 3 horas si querías. Los baños se vuelven rápidos y prácticos, y te rasuras los días que no te lavas el pelo, para combinar tus tiempos.

2. El no hacer NADA. Me acuerdo cuando podías salirte de bañar, quedarte en toalla, acostarte en tu cama, a meditar en la inmortalidad del cangrejo, e incluso quedarte dormida de tan relajada que estabas. Ahora, te secas y te cambias rápido porque o te están saqueando tus cajones, o están abriendo tu estuche de pinturas.

3. Tener de fondo la TV con programas de adultos. La casa de mickey mouse, Dora, bubble guppies, patrulla de cachorros, serán tus nuevos programas de fondo.

4. Oír tu música en el coche. ¡Olvídalo! Y más si tu niño es tan musical como el mío, o si no le gusta el coche y lo entretienes con música. Al poco rato te darás cuenta que todo el día estás cantando canciones de Trepsi o de cantajuegos, y que automáticamente se ponen esas canciones al subirte al coche.

5. Ir al super sola. Cuando estaba muy bebé yo era feliz llevándola en el reboso, pero aun así tienes que cargar con pañalera y puedes ser interrumpida a medio súper a cambiar pañal. Así que, ir al súper sola, se vuelve algo así como el sueño de ir a un mall sola, abierto exclusivamente para ti.

6. Cafés que se vuelven comidas, comidas que se vuelven cenas. Ahora tus horarios son marcados, por que tiene que comer, porque tiene que jugar, porque se tiene que bañar… y antes era tan simple como ‘¿y si le seguimos en mi casa’?

7. Ir a cualquier lugar, cafetería o restaurante. Cuando tus amigos te decían, ‘¿Vamos a dulce patria’? y enseguida decías que sí. Ahora tienes que ver si tienen juegos, si tienen periquera, si tienen menú de niños, si tienen cambiador, si tienen espacio para carriolas… ahora hacer planes ya no solo depende del tipo de comida que se te antoje.

8. Condimentar tu comida a tu gusto. Cuando tu bebé coma comida de restaurante, olvídate de ponerle cebolla, cilantro, limón y picante a tus tacos, o a tu consomé… porque te tocará compartir tu comida, aveces incluso cuando haya menú de niños, pues ni que comieran taaaanto. Olvídate de ponerle chile pikin a tu manzana o a tu mango… nunca sabes en que momento te va a pedir, y enserio ¿podrías decirle que no?

9. Dormir… y pararte de tu cama hasta la hora que se te antoje. Ahora te pararás en las noches, aveces varias veces en una noche, pasarás noches enteras sin dormir, te despertarás y te pararás enseguida de tu cama para hacerle su leche y empieza todo tu día de nuevo otra vez… ¿Siestas? si, mientras tu bebé duerme, tu comes, te pintas, te depilas, te peinas… ¿o duermes? yo ya estoy agarrando la moda de ‘Cara’ porque llevo meses sin poderme depilar las cejas jaja, honestamente, prefiero escribir, trabajar, bañarme o dormir.

10. Desvelarte. Si aún sin bebe, los desvelos y las ‘crudas’ con la edad pegan más… imagínate, que llegues a las 2 am, y a las 3 am se despierta tu bebé, se duerme hasta las 4am, te duermes… y te despierta de nuevo a las 7… ¿cuando te recuperas? nunca volverás a juzgar a unos papás que se vayan temprano de algún evento, después de tu primera noche de estas, te lo prometo.

11. Ir al baño sola y sin preocupaciones. En cuanto empiece a gatear, te olvidas de tu privacidad. ¿Checar tu iphone  mientras estás en el baño o evitar que tu bebé saque todo el papel del rollo? No se hasta cuando, pero me han platicado otras mamás que incluso sus hijos de 2-3 años se siguen metiendo al baño con ellas jaja incluso ellos les cortan el papel.

12. Echar la flojera todo el domingo. ¡Olvídalo! tener a un bebé aburrido es lo peoooor, y sin sacarle energía, te costará más trabajo dormirlo en la noche. Pasarás de ver series y pedir pizza en pijama, a buscar parques o lugares de diversiones.

13. Apps para ti. Tus nuevas búsquedas en la app store, serán únicamente para buscar nuevos juegos y apps que entretengan a tu bebé… buscar apps interesantes para ti, se volverán historia.


    

La neta, si es una chinga… pero vale la pena, porque cada día que pasas a su lado eres más feliz.

2 comments

  1. Marifer Jimenz says:

    Padrisimo este post! Sigo todos tus posts! Muy padre blog! Felicidades!
    Alguna vez pudes publicar algo sobre el cambio de comida de “bebe” a niño? Osea esa transicion de papillas insaboras a sopitas o algo del tipo? Tips de que ir dandoles a los bebes q por ejemplo entran al año de edad en adelante? Gracias!

    • soytippi says:

      ¡Muchísimas gracias MariFer! ¡Claro que sí! y cualquier otra cosa que se te ocurra también…yo creo que si entre experiencias de mamás nos ayudamos, podemos hacer la maternidad un poquito más fácil, y esa es mi idea con este espacio… jeje así que espera ese post pronto, ¡lo prometo! Besos para ti y para tu gordita bonita.

Deja un comentario

+ 40 = 42