7 Cosas que compras como primeriza y que nunca o casi nunca usas.

 Entre ‘la lista’ que nos pasamos entre mamás y entre que queremos comprar TODO por la emoción de ser el primero… créanme que terminamos comprando cosas que nunca usamos o que tienen sus días contados desde que las compras.

Algo que NUNCA, NUNCA usé, fue el calentador de mamilas. ¿A quien se le ocurre comprar eso? ¡a una mamá loca primeriza! jajaja. Neta quería comprar todo. El calentador de mamilas no es más que un simple baño maría conectado a la luz. Te lo venden con la idea de que puedes descongelar enseguida tu leche almacenada… pero creo se descongela mil veces mejor en agua, en una simple olla. ¡Nunca lo usé! Que tontería… además, si piensas en calentarle la leche cada que coma…¿que vas a hacer en un restaurante? Los bebés se vuelven mañosos, y no te volverán a tomar la leche si no esta calientita… así que por tu bien, olvídate de estar calentando. A temperatura ambiente esta bien. Y aún mejor, la lactancia…acostúmbrense… siempre promoveré la lactancia.

El columpio. Una mamá compraría cualquier cosa con tal de tenerlo entretenido en algo que no sea en sus brazos…para tener tiempo de hacer algo para nosotros. Lo mío fue un momento de arranque, Irune solo quería estar en brazos o en el rebozo, así que desesperadamente salí corriendo a liverpool por el columpio. ¿me sirvió? Máximo 6 meses. Y no te creas que aguantaba una hora dejándome a gusto descansar…15 minutos aguantaba y por ratos. A veces se quedaba dormida ahí, pero a veces ni la terminaba de poner y lloraba. Así que, si te puede ayudar a ratos… si alguien te lo regala o te lo presta, sería lo mejor. No es como que se ensucia o que sea muy personal. Aún así, después será más estorbo que ayuda.

Chambritas. A menos que estén un poco modernizadas, terminan siendo un poco old fashion, aunque para todo hay gustos… hay gente que aun le pone esos faldones españoles a los pobres bebés. jaja (¡y cada quien sus gustos!) yo soy más práctica, así que su primer mes vivió en mamelucos, lo más fácil de abrir y cerrar porque vivirás dando de comer y cambiando pañales, te lo aseguro.

Zapatitos para recién nacidos. Si, se ven hermosos en las tiendas; los tejidos, los modernos… pero aún así, cuando veas todo lo que tienes que cargar y ponerle… evitarás a toda costa los zapatos. A menos que vayas a ver a alguien que se los regalo (jjaja) Pero además de eso… usarán zapatos toda su vida, así que yo digo que disfruten mientras no los necesiten, así como con todo lo demás innecesario…Que disfruten lo rico que es estar en calcetines o descalzos.

Chupones ‘pediatricamente recomendados’. Algunos cuestan ‘una fortuna’ comparados a los de florecita de 5 pesos… yo te recomendaría comprar tal vez uno de cada uno, porque nunca sabes cual le va a gustar, pero generalmente (encuesta por mamás que conozco) les gustan más los que tienen miel adentro.

Muñequitos o aparatos con sonidos parecidos a los que oyen dentro de nosotras. A mi me los regalaron, a algunas personas les funcionan… a mi no. Quien sabe en que momento se les olvida los sonidos que tenían adentro y se adaptan a los nuevos sonidos de afuera… para mi que a Irune desde que nació se le olvidaron los ruidos que había adentro de mi panza, porque esos ‘ruidos parecidos’ nunca la calmaron.

El gimnasio para bebés. Lo usan aproximadamente 6 meses. Pero es buenisimooooo. Así que sería un buen regalo. Les ayuda muchísimo porque ahí empiezan a ver más de cerca y a intentar agarrar las cosas, estimulación completa.

Ummm… por el momento no se me ocurren más. ¿Tu tienes otro en mente?

3 comments

Deja un comentario

+ 2 = 7