El día de papás.

Fotografía por: The milk Project

Foto por: The milk Project

El día de papás como le dice mi Iru.

Los papás pueden ser de muchas maneras y pueden escudarse con la carta más grande del trabajo o pueden hacer tiempo extra para compensar el tiempo que pasan fuera de la casa trabajando. En realidad no creo que exista alguna excusa suficiente para ser un papá ausente, aunque conozco miles que se ausentan y no por el trabajo, si no por sus prioridades. Algunos papás tienen de prioridad sus hijos, y esos papás son los que los ven crecer desde adentro, no solo por sus centímetros de más, esos papás son los que conocen lo que quieren sus hijos sin que lo digan en voz alta, esos papás, los que se entregan, los que están presentes, los que forman una relación especial, los que juegan, los que comparten momentos, los que viven el día a día, los que no permiten que ni la distancia separe su relación, esos papás…son los que tienen hijos que los prefieren sobre todas las cosas.

Hay papás puramente biológicos, que después de mandar a sus peces, desaparece, y anda intermitentemente en la vida de sus hijos, otros no los vuelven a ver; hay papás de revista, que quieren estar en la foto y lucir ante el mundo a sus hijos, pero están para la pura pose, termina la foto y termina el momento; hay papás de billete (y no me refiero a si son de mucho dinero o no) me refiero a que compran a sus hijos, que no se trata de compartir un momento, se trata de comprarlo, compran a sus hijos con juguetes, dinero o cosas materiales para sustituir el tiempo que no quieren (porque querer es poder) pasar con ellos; hay papás superman, que trabajan para darle lo mejor a su familia hasta tiempos extras y fines de semana, pero nunca nunca sienten sus hijos su ausencia porque se encarga de sentirse presente aunque fisicamente no este ahí; hay papás de cariño, que no naces con ellos, pero que conoces en el camino, que la vida los une y te abren su corazón como si fueras hijo de nacimiento, que comparte momentos, que te demuestra su interés en ti y que hace todo lo que un papá superman haría, sin tener un lazo biológico pero si un lazo de cariño incondicional.
El cariño se gana, seas papá o mamá de nacimiento, tengas un lazo de sangre, tengas toda una vida de vivir juntos, el cariño no se da por sentado, el cariño se gana, día a día, para tener un lazo ya sea con un hijo o con cualquier persona, se trabaja, demostrando cariño, dandole importancia, dandole tiempo, dandole interés…nunca des por sentado a alguien, el lugar que tiene una persona en tu vida o que tu tengas en la vida de una persona, es el lugar que tu te has ganado, tu estás en donde quieras estar, en donde demuestres que quieres estar.

Nunca es tarde para ser un papá superman, mezclado con papá de cariño y mezclado con el tipo de papá que tu quieras.
Si eres hija (porque prácticamente me leen puras mamás jaja) simplemente nos toca escoger el mejor papá para nuestros hijos, independientemente del papá que nos haya tocado a nosotros, que no está en uno cambiarlo, simplemente aceptarlo…pero lo que si podemos hacer es darle un mejor papá a nuestros hijos, porque el papá de nuestros hijos si lo escogemos nosotras. Y hoy, nos toca a nosotras reconocerles ese labor, esa entrega, porque aunque podamos muchos días del año decírselos hoy podemos gritárselo al mundo entero.

Feliz día a todos los papás, biológicos, presentes, de cariño, de billete, materiales, supermanes o incondicionales, a todos los papás, feliz día.

Deja un comentario

36 + = 38