Se vale decir ¡Estoy agotada!

Tengo semanas sin escribir, no porque no quiera, porque en realidad escribir es de mis cosas favoritas, es porque de verdad estoy exhausta. Porque hay días que no existen ni 5 minutos para nosotras mismas, hay días en los que entre las cosas de la casa, de los niños y del día a día, se nos va todo el día.

Un día cuando mi esposo (que a veces puede ser un poco…tipo de esos chocolates de 90% cacao) me habló por teléfono y lo primero que me dijo al contestar fue: “ya se que estas ocupadísima, como siempre” “solo quiero preguntarte algo”. Realmente no magnifica que no hay tiempo que alcance, que uno CORRE literal la mayor parte del día, que hay días en los que apuradamente tienes tiempo de lavarte el pelo, porque claro, uno decide que sacrificar, y parte de sentirse y verse bien viene con el ejercicio, así que la próxima vez que veas una mamá de tiempo completo en ropa de ejercicio, no juzgues, prefirió poner otra ocupación antes que ella, porque díganme quien no preferiría un baño sin prisas, relajante, donde puedas rasurarte sin cortarte por tener el tiempo encima y quizás hasta poner música…bueno, esa mamá prefirió aprovechar el tiempo en otra cosa antes que en ella.

Y sí, no todos lo entienden, no solo los hombres, también algunas mujeres, algunas porque se les olvidó, y a otras tal vez porque tienen mucho apoyo…si simplemente no pueden entender porque no tienen idea de lo que es ponerse en esos zapatos…solo pedimos que no juzguen.

No juzgues la próxima vez que creas que una mamá esta desarreglada o fachosa, porque seguramente prefirió jugar un rato más con su hijo que arreglarse ella y dejarlo a cargo de terceros; no juzgues cuando regañen a sus hijos porque no pasas las 24/7 con ellos para saber sus dinámicas; no juzgues tampoco si trae a su “nana” para todos lados porque quizás no tenga la misma paciencia…no juzguemos a otras mamás, todas sabemos la odisea, los dramas, las hormonas, la locura, la hora cero, los retos, los berrinches…todas podemos perder la paciencia, todas podemos estar un día agotadas, ¡y se vale decirlo! Porque somos mamás las 24 horas de los 7 días de la semana, porque no hay un día que duermas como en aquellas vacaciones donde nadie dependía de ti y nada te preocupaba, porque no hay una mañana donde no tengas que pararte a hacer su leche, su lunch, porque mañana y noche puedes ser necesitada.

Se vale estar agotada.

Deja un comentario

79 − = 73