La transición de cuna a cama.

Para nosotras las primerizas TODO es nuevo, cada que terminamos una etapa que ya estábamos acopladas y dominábamos, empieza una nueva etapa y volvemos a experimentar terrenos desconocidos de nuevo.

¿Cuando se debe de pasar a una cama? De verdad que esa pregunta tuvo eco por muuuucho tiempo, me rehusaba, principalmente por la idea de que tendría absoluta libertad para salirse y caminar a donde quisiera a la hora que quisiera…no encontraba nada más seguro para ella (¡y para mi!) que tenerla en su cuna, metida en esos barrotes imposibles de fugarse de ahí. Pero…como todo, llegó el día. Y como casi siempre, solita la vida y ella, marcan la pauta del nuevo “salto” en su vida.

Cuando Irune dejó el pañal, cometí el error (ahora lo veo así) por comodidad mía, de mantener el pañal de noche para no regresar al modo “mombie” pero ahora pararme constantemente a llevarla al baño en las madrugadas. Al paso de los días, empezó a molestarle el pañal mojado o sucio, si es que se hacia dormida, así que optaba por despertarnos (a mi y a todo el edificio seguramente) gritando -literal- como loca. Así que mi teoría de una supuesta “comodidad” para seguir durmiendo como mombie graduada, se vino abajo. Muuuuuy abajo. (el dejar el pañal de la noche iba a la par en dejar la cuna según yo…y tampoco quería su libertad sin barrotes jajaja aun no estaba lista…yo.)

En fin, los gritos continuaban cada madrugada o cada mañana (también considerada madrugada antes de las 7am) cada vez con más fuerza y neta locura en ella. Pasamos de un “papaaa” “mamaaa” a un “MAMAAAAAAA DESPIERTAAAAAAA” “PAPAAAA DESPIERTAAAA” “PAPA MAMA PAPA MAMA PAPA MAMA” y un sin fin de gritos que empezaron a volverme loca a mi también…despertar así…era despertar de malas. jaja Además, de que moría de pena que despertara también a los vecinos.

¿Solución? ¡Quitar los barrotes! y que llegue muy linda a visitarnos en la mañana sin gritar, a acurrucarse en la cama otro ratito y a dar unos bonitos buenos días.
Y si…el primer día llegó a las 6:50 am.
El segundo día se despertó 4 am y como vio que no tenia que luchar por volver a dormir porque ya era “libre” llegó a mi cama. Ese día hable con ella y le explique que cuando viera de noche tenía que volver a cerrar los ojos y dormirse, que solo cuando viera luz desde su ventana podía ir a despertarnos a nuestro cuarto.
El tercer día 6:40 am, salió de su cuarto (no tiene blackout) entró al nuestro (si tiene blackout) vio “de noche” y se regresó a su cuarto. Sin decir nada, sin hacer ruido. Morí de ternura. Pasaron dos minutos (en su cuarto volvió a ver iluminado) y regresó a decirnos “ya es de día”.
El cuarto día 6:00 am, salió solita de su cuarto, y fue solita al baño…no alcanzó a prender la luz y se cayó…pero al menos lo intentó. Ahora le dejamos su banquito en el lugar donde lo pone ella para poderla prender y poder ir al baño sin problema.

La “cama” que tiene, es su cuna cama…solo sin barrotes, tiene cama que se saca de abajo, así que en las noches sacamos un poco la cama, por si se llegará a caer cayera en el colchón.
Es verdaderamente una maravilla este tipo de cuna-cama, tiene 3 años y sigue siendo la más feliz y cómoda en ella, ahora siente que es una -cama- que ya no es -cuna-, sin necesidad de cambiar ningún mueble de su cuarto. (¡TIP AHORRADOR!)

¿Quieres saber de que cuna-cama hablo? ¡Checa el post “¿Cuál es la mejor cuna y porque?”!

Deja un comentario

26 + = 30