Que hijos les dejas al mundo.

Hace tiempo, recuerdo haber leído un post de una mamá bloguera sobre -para quien es un lujo cuidar a los hijos- y me pareció muy cautivador, porque definitivamente así como en tecnología estamos viviendo cosas nunca antes vistas, en la maternidad también, es una evolución conjunta.
Ese artículo junto con la pregunta constantemente sonada “Que mundo le dejas a tus hijos o que hijos le dejas al mundo” y la frase igualmente escuchada “los niños de ahora” (cuando no procesan realmente, que el decir “los niños de ahora” es igual “los papás de hoy”) forman una importante reflexión para la nueva maternidad/paternidad.

Dejemos los juicios afuera, si ambos padres trabajan, si el niño va a guardería, si lo cuida la abuela, si es por necesidad,si es por gusto, o la decisión que tome cada padre/madre.
Concentremonos en el tiempo real que pasamos con nuestros hijos (sea mucho o poco) ¿estas viviendo el momento? ¿o estas distraído en el teléfono?
Ya sea que seas mamá de tiempo completo, mamá de medio tiempo o mamá de momentos…¿el tiempo que pasan es autentico?

El tiempo que le dedicas a tu hijo@ se nota en su comportamiento, en su manera de desenvolverse y en ocasiones en su manera de ser.
Los niños no se educan solamente con palabras, los niños se educan principalmente con el ejemplo. Lo que ven, lo que oyen, lo que viven constantemente y en su día a día es lo que los forma como humanos.

Como ya saben, yo soy mamá de tiempo completo y creo porque lo veo, que el ejemplo es lo que forma al niño. Me es increíble ver como ha desarrollado Irune su manera de ser, cada que entro a un lugar, que aunque no conozcamos a nadie saludamos y decimos “buenos días/tardes”, ella hace lo mismo, incluso algunas veces lo hace antes que yo. Palabras sencillas y simples como “mande, gracias, por favor” hacen una gran diferencia en los niños, pasas del niño promedio al niño educado. Y me consta que sorprende muchísimo la respuesta a la mayoría de los adultos al ver esas respuestas, pues no están acostumbrados.
Hemos evolucionado del “paleta por favor” al “me podrías dar una paleta por favor”, que tiene una enorme diferencia, a veces mi esposo me dice que exagero, pero yo le digo, ¿algún día podrías negarle algo cuando te lo pide de esa manera? Es educar…y enseñar…aunque a veces tenga que ceder porque esa pregunta tan bonita y bien formulada me llene de brillos el corazón.

¿Que mundo le vamos a dejar a nuestros hijos? ¿Que hijos le estamos dejando al mundo? Los hijos, los papás, los humanos…hacemos el mundo. Para hacer un mundo mejor, hagamos que salga lo mejor de nuestros hijos. Enseñándoles valores, respeto, empatía, bondad…y la mejor manera de enseñar eso es educando con amor. Y quien va a educar con amor a tus hijos si no eres tu…si como mamá a veces nos cuesta…y mucho…que podemos esperar de los cuidados de terceros. (sin juzgar)

Pero definitivamente hay una diferencia, así como todos tenemos una manera diferente de ver la vida, todos tenemos una manera diferente de criar a nuestros hijos y así pensemos que es la mejor manera la forma en la que lo estamos haciendo y estemos haciendo nuestro máximo esfuerzo, siempre habrá alguien que piense lo contrario…o siempre estará un hijo crecido diciendo algo que le faltó. (cuando hago mis reflexiones sobre mi manera de llevar la maternidad, solo pienso…”nada más falta que Irune me diga, ¡me faltó espacio!”) jajajaja Pero sé que si damos lo mejor y que damos todo lo que tenemos y eso al final como padres nos dejará tranquilos… siempre teniendo en cuenta, que lo más difícil de la maternidad, es que no sabemos como lo estamos haciendo, que tan bien o mal lo hicimos hasta que nuestros hijos son adultos. Tenemos que esperar años para sentir que pasamos nuestro examen final en esta aventura de ser papás.

Y si me preguntas para quien creo que es un lujo que una mamá se ocupe de sus hijos…te diría para el mundo, para las personas y seres vivos con los que compartimos este mundo, para nosotros y para nuestros hijos…pero ante todo para el mundo entero. Ellos son el futuro, ellos necesitan ser mejor de lo que fuimos nosotros y está en nosotros prepararlos. 

Deja un comentario

1 + 5 =